Camprodón

No se que tiene la noche para mi. Supongo que la no notariedad de las personas, ellas están en sus casas. Yo ocupo ese espacio para robar las luces y las sombras que proyectan sus objetos. Dejo que la cámara capte durante muchos minutos luces, sombras, pequeños movimientos ( la tierra se mueve y yo con ella) El único objeto que no se mueve con nosotros es la luna, mirar las imágenes de Isabela Palau ( http://www.facebook.com/profile.php?id=1247319088#!/photo.php?pid=1727810&id=1247319088&ref=fbx_album)

La soledad de los pueblos franceses. Viva las generalizaciones


Las calles de los pueblos franceses, en este caso Sant Chinian, cerca de Bézier, me ha superado. Nada por aquí, nadie por allí, ¿dónde estan las francesas? Algún francés, en el único bar del pueblo. ¡Ah!, la camarera nos sirve con gran prestancia una cerveza olala.
Las casas son lo único que puedes disfrutar, el tiempo no le afecta a las fachadas. Está PROHIBIDO modificarlas. Dicen que perderían su encando. Pero ¿hasta cuando? algún día dejaran el pasado para pasar al antepasado. Sus ciudadanos viven dentro de estos escenarios encantados, no vemos a nadie por las calles. Mientras en el sur de Francia gran cantidad de casa tienen una cartel que dice “se vende” . Esta foto es del pleno agosto 2010 a las 18 h, aún no estaban cenando.