Berlín, 23 marzo 2007 la hora de comer

Al segundo día de estar en Berlín, localizamos un restaurante con buen aspecto, parecía que los clientes eran berlineses. ¡Pues volveremos! Los días pasan y nos habíamos olvidado. De casualidad los encontramos era una buena hora para comer ¡ adelante ! Lo único interesante es su decoración y si tuviéramos más tiempo en averiguar, hasta los objetos y las pinturas pueden imitar al pasado. Es verdad que gracias al imitador se han descubierto imágenes olvidadas y nos transportan a sentirnos como en los años treinta que este sería el caso, igual como uno de los espectáculos estrella en Berlín es Cabaret.

Hay un número importantes de puentes de tren o de tranvía y a diferencia de otras ciudades los espacios los ocupan para instalar negocios de todo tipo: peluquerías, bares, restaurantes. Este es el caso de donde comimos.

El día avanza, es hora de visitar el Museo de historia de Berlín: No te pierdes nada si no te acercas. Es un circuito muy visual, con objetos grandes y te hacen sentir como el protagonista de lo que estas viendo, esta pensado para grupos y escuelas.
Si que es verdad que al salir del museo pasas obligatoriamente por una tienda de souvenir
y libros, hasta en español, nos ayudó a situarnos a conocer correctamente la división de Berlín hasta 1989.
Ahora la búsqueda es a un montón de papeles y de dibujos concentrados en un libro de A.Humboldt. Cerca del Museo en la calle Kurfürstendamm hay numerosas librerias en el barrio de Charlottenburg, antes de la unificación era el centro de la capital. Tiene todo el aire burgués y turístico a la vez. Muy interesante pasar unas horas por sus calles repletas de tiendas de interés. Entramos en diferentes librerías a cual mejor, “librerías con encanto”. En una nos encontramos un retrato de Walter Benjamin en blanco y negro que lo habían manipulado con una fotografía actual donde dos conferenciantes hablaban, de tu a tu, con el insigne filósofo. ¡Es necesario volver para conocer este barrio!

Compramos la cena de una tienda de delicattese y a casa. Nos despedimos de Berlín. Hasta la próxima, espero que no muy tarde.
Mañana a las 6 de la mañana de pie. A las 10,30 tenemos vuelo de regreso a Barcelona.

Berlín, 23 marzo 2007

Hoy es el último día efectivo en esta ciudad. Nos fuimos a dormir tarde y como un dominó nos levantamos tarde. A las 11 estábamos en la calle y teníamos que rematar la faena. Intentaremos visitar: El Monumento al holocausto; El Bundestang y alrededores; la calle Friederich; El Museo de historia de Berlín; buscar el libro de A. Humbolt; y cenar en casa, el primer día compramos una botella de Boureaux y unos embutidos variados más jamón ibérico que nos trajimos de Barcelona.

Peter Eisenman es el arquitecto que ganó el proyecto de construcción de este monumento al holocausto. Creo que está bien situado, cerca de la puerta de Branderburgo y en la otra acera el parque de Tiergarten. Como dice la entrevista, si pinchas en el nombre del arquitecto, es importante entrar dentro del espacio y luego mirar desde un punto alto, y ver que sucede con las personas que se adentran en monumento. Un espacio monumental que es necesario mirar para conocer como funciona el dialogo entre el que mira y al mirado. Las calles son rectas, el suelo un vaivén con una retícula de baldosas, que te impide pisar “la tierra sagrada” donde vive la memoria de los muertos. Dice el arquitecto que la evolución de sus lecturas sobre la guerra le llevó a pensar más en los muertos judíos que en el resto de los perseguidos por los nazis, no podemos olvidar que este arquitecto es descendiente de judíos. Cuando estás en las entrañas del monumento pensé en la muerte, en la soledad de los que recuerdan a los suyos.

La calle Friederich es una tienda gigante, centenares de negocios. Me extrañaba que en Berlín no hubiera calles comerciales como en París o Londres, hasta el último día no la encontramos. Como en el Corte Inglés que nos recuerda que estamos en primavera, los colmados de Berlín nos avisan que estamos a punto de llegar a la Pascua mediante el huevo o el conejo de chocolate ” La llegada de la Pascua suponía el levantamiento de la norma y el fervor por los huevos se desataba, tanto en la cocina como en los regalos entre familiares, amigos y sirvientes. Suponía desquitarse de la penitencia impuesta durante cuarenta y seis días. Era el festín del huevo porque éste representaba el regocijo y la vuelta a la alegría. Como la conservación de los huevos durante la cuaresma era problemática -no había frigoríficos-, lo habitual era bañarlos en cera líquida. Así, la fina capa protectora que los cubría permitía mantenerlos más frescos. De ahí vino la costumbre de colorearlos y decorarlos con ceras.”

Berlín, 22 marzo 2007 más tarde y noche

Esta es la entrada principal de la nueva estación central de tren de Berlín el arquitecto es Meinhard von Gerkan. Está a 5 minutos de la Cancillería. La compañía de tren, recientemente privatizada, se llama BG y en el caso de esta estación organiza una parte de las infraestructuras de vías que se dirigen a cualquier capital europea, se inauguró en mayo de 2006.
Decidimos ir al apartamento, estamos según dice un cartel a un kilómetro, esta noche volverá a nevar, el viendo es helado.
De la lectura de Paisajes estoy interesado en conocer al geógrafo A.Hudbolt y a pesar de los fríos procedentes de Siberia me doy una vuelta por librerías en busca de sus dibujos gravados tan valorados en el siglo XIX. Hoy tienen un nuevo valor no solo geográfico sino antropológico y artístico. No encuentro ningún libro, lo tendré que comprar en Barcelona. Aprovecho y me doy una vuelta por el barrio y descubro un bunker de la Segunda guerra mundial que está en reformas y lo patrocina la BASF ; un teatro, la universidad que lleva el nombre del geógrafo, etc ” El barri hi ha de tot”.
Es hora de aprovechar un poco más el apartamento sobre todo por que en la calle hace FRIO, nos dedicamos a la lecturas hasta la hora de la cena que la haremos fuera de casa, volvemos en busca del fantasma de B.Brecht( quieres saber más de él), la foto de la izquierda es la entrada al restaurante, se supone que este perfil es el de Brecht, hoy tampoco hay sitio, pues nos castigaremos con un mejor restaurante: Rutz chausseestrasse 8 en el barrio de Mitte cenamos bien a base de un menú de diferentes platos (carne fileteada con adornos de pimientos y tomate con caldo de rúcula. Atún con rissotto. Hígado de pato. Helado con chocolate caliente y un vino Rieschel . Maite quería cenar poco pues ahí va: Un ravioli decorado con frutas y verduras. La verdad que cenamos bien. A dormir.

Berlín, 22 marzo 2007 tarde

Los alrededores del Museo Bauhaus están nevados. Justo al lado hay un canal que parece de servicios. A pesar que en alguna guía dice que hay más puentes que en Venecia, no eres consciente que existe rio en Berlín.
La policía corta el tráfico, pensamos que es un control rutinario, a pesar que este fin de semana se celebra el Berlín el 50 aniversario de la firma del Tratado en Roma, como primer acuerdo para alcanzar la actual Union Europea. La policía corta el tráfico para dejar pasar la comitiva de vehículos, siempre tienes la sensación de la cantidad de dinero que se gasta en seguridad.
Una gran avenida nos une con uno de los centros de Berlín. El frío nos ayuda a comer más y más pero esta vez no tendremos suerte. Un centro cultural atípico a lo que conocemos, se abre en un jardín como si de un centro comercial se tratará. Creo que es una herencia de la RDA y sus usuarios nos lo reafirman, lleno de yayos. Todos en pareja con un aire diferente: bien vestidos, con aire de catedráticos en ciencias puras o antiguos miembros de la Stasi, no será para tanto. Hoy en el Centro hay un par de películas y en otra sala una conferencia en la sala Einstein de 15 h a 16 h mientras en la sala A una conferencia de temas más cultos.
Comemos un plato de sopa, nos cuesta entendernos con unos jóvenes para pedir un segundo plato. Hemos probado la sopa y desistimos comer el segundo plato.
Delante del Centro hay una parada de autobús queremos ir hasta el monumento del ángel dorado de Berlín, ¿ recordáis la película ” El cielo sobre Berlín? de W.Wenders. Hay una mujer que se nos acerca y nos dice que para llegar tenemos que ir al bus XXX, todo esto en un castellano muy pulcro, en 5 minutos las nos dice que nació en Bolivia, que con sus hijos habla alemán, y que ojito con los robos que “desde que llegaron los de ahí enfrente [ se refiere a los de la RDA] todo esta mal”. Tal como empezó la conversación de la nada, acabó a los 10 minutos cuando llegó el bus, la señora fue como un ángel caído, Muchas veces aprendes más en 10 minutos en una conversación con un desconocido, sobre un tema de actualidad, que en guías alejadas de la realidad.
Seguimos con el bus hasta llegar a los alrededores del Reichstag, parte de la nueva arquitectura alemana la puedes tocar en lo que fue la frontera entra los dos Berlín. En este caso es arquitectura institucional ( Oficinas del gobierno, la cúpula sobre el Parlamento) hace que el gobierno haya invertido millones de euros en reformar esta ciudad. Es necesario recordar que la capital de la RDA era Berlín, de la RFA era Bonn, la unificación de las dos alemanias hizo posible que naciera de nuevo Berlín.

Berlín, 22 marzo 2007

Como todos, nos equivocamos. Planificar el día anterior no es un buen método. La noche anterior nevó y quedó el clima gélido, con lluvia y el suelo resbaladizo. El día está desapacible pero no queremos cambiar los planes ¿a ver qué pasa? Hoy nos toca visitar el barrio turco de Kreuzberg a pesar de la lluvia, solo salir del metro la lluvia y el viento nos aconsejó cambiar de idea, y que mejor que una iglesia para repensarse el día que teníamos por delante. La solución es encerrarse en un museo que nos puede interesar y lo hemos encontrado: Bauhaus. La máxima representación de la abstracción en pintura y racionalismo en arquitectura. Podemos conocer con el máximo detalle cada uno de los entresijos de como se constituyo la escuela en Dessau hasta la huída a los Estados Unidos en 1933. Una vez más el nazismo pudo con la cultura.

Museo pequeño pero lo suficiente para entender el movimiento, gracias también a un traductor digital que previo a un depósito de 10 euros, sin más coste, te explica la historia de los cuadros que tienen colgado mezclado con maquetas de edificios de la escuela en Dessau y otra del arquitecto Mies van que se construyó en Barcelona en 1929. Todo un lujo para los catalanes y que en Barcelona podemos verla una vez que el Ayuntamiento se encargó de reconstruirla, un gustazo. El otro gran artista y profesor de la Bauhaus es Kandinsky el maestro de la abstracción y así lo demuestra en la representación a través de los colores y las formas la música.
Me olvidaba, el edificio del museo es de Walter Gropius.
Maite se quedó blanca ” ¡Me han robado el monedero, pero en este sitio no es posible !” Le aplicó la lógica y fue así, se le cayó al suelo y una chica de pelo corto, moreno en un inglés que entre todos nos entendimos nos indicó que lo tenían en la recepción, así fue. Un hombre vestido de negro impertérrito detrás del escaso mostrador de recepción de museo nos mira sin mostrar casi ningún interés, sin más importancia nos entrega el monedero. Bravo. La chica es de Madrid y está en Berlín para visitar a su hermana, no tiene interés de momento en volver a su capital. Parece que tengan buen rollo entre ellas. Nuestra rescatadora de monedero tiene ganas que su hermana vuelva, para ella tomar un camino parecido. Toda esta conversación la hemos tenido al finalizar el museo. Nos hemos tomado un café y hemos decidido retomar el camino, hago un par de fotos con la cámara grande, después de ver el resultado, bien.